martes, 20 de enero de 2009

Los Fantasmas de Jaén

video

Este reportaje fue realizado por el programa España Directo de la primera cadena de televisión, hablan sobre las distintas historias de fantasmas que se oyen a menudo por aquella zona bellísima del casco antiguo.

Empiezan hablando de un supuesto espectro que se aparece en el Antiguo Convento de Santa Clara donde también algunos investigadores han obtenido distintas psicofonias, también hablan de los supuestos fenomenos acaecidos en el antiguo Hospital San Juan de Dios donde el ascensor parece tener vida propia. Por último, se adentran en los Baños árabes donde la guia confiesa al entrevistador algunas de las situaciones vividas por ella misma.

MASONERÍA EN JAÉN


Treinta años de democracia no han valido para que la masonería se desprenda del sambenito que el franquismo le colgó y algunas familias jienenses aún

Antes de la Guerra Civil la capital contaba con 6 logias con 20 ‘hermanos’ cada una. En la actualidad sólo hay cinco masones


Entre el año 1870 y 1903 se constituyen en la provincia de Jaén 24 logias masónicas, cuatro de ellas en la capital, uno de los números más elevados de todo el país. No obstante, el profesor jienense de Filosofía en la Universidad de Granada, Juan Carlos Gay Armenteros apunta en su trabajo “Composición social de la masonería en Jaén” que “este fervor masónico es demasiado aparatoso para ser real”, ya que sólo unas pocas tendrán fuerza y continuidad”, entre ellas, la primera logia femenina de España. En cualquier caso, antes de que estallara la Guerra Civil española, en la capital existían 5 logias con una media de 20 masones cada una. En la actualidad sólo hay cinco masones en Jaén, que pretenden refundar una logia en la capital.

José Manuel, de 33 años de edad, que prefiere mantener sus apellidos en secreto, es uno de ellos, aunque pertenece a una logia granadina, donde el número de masones alcanza casi el centenar. “Nuestra intención es refundar una logia en la capital, sin embargo son necesarios siete hermanos como mínimo para constituirla”, arguye. Para dar a conocer la masonería en Jaén “recuperar la historia perdida y conocer su pasado y su presente” ha creado un blog en internet (http://masoneriajaen.blogspot.com).

¿Asociación secreta?

José Manuel explica que la masonería “no es secreta, sino discreta”. “El problema es que durante años se le ha colgado un sambenito tras de otro. De hecho, aún hay muchas familias en Jaén que ocultan el pasado masón de abuelos y bisabuelos. José Manuel hace unos siete años que ingresó en la masonería y explica que no fue difícil. “Llegué a a través de la lectura, me interesó conocer más y me documenté (hoy en día La Gran Logia de España y muchas más tienen páginas web donde explican qué es la masonería, cuáles son sus principios y cómo acceder a ella). Después solicité mi ingreso y fui aceptado. Nada más. No hay nada oculto, sólo discreción”.

Según explica este masón jienense la financiación de las logias proviene exclusivamente de las aportaciones de sus ‘hermanos’. Así, tal y como si se tratase de un gimnasio o una academia, con una matrícula de unos 600 euros y mensualidades de 30 euros cualquier varón mayor de 18 años, pero con independencia económica puede ingresar en una logia, siempre y cuando previamente haya sido aceptado.

La prohibición explícita de las mujeres, cuando se constituyó en 1717 de la Gran Logia de Londres, sigue manteníendose en la actualidad, junto con los ritos y símbolos con los que se trabaja en las reuniones que se celebran una vez al mes. Esa circunstancia provocó a finales del siglo XIX y principios del XX que muchas mujeres y muchos hombres pertenecientes a logias pretendieran cambiarla. De ahí nacieron otras logias, masónicas también, pero que no son consideradas ‘regulares’, que son únicamente las que cumplen las normas de la primera logia moderna creada en Londres. Y fue precisamente Jaén la capital que albergó esta primera logia femenina. En la actualidad, también existen mixtas.

Pero ¿qué es la masonería? Paradójicamente el Diccionario de la Academia Española de la Lengua define masonería (o francmasonería) como “asociación secreta de personas que profesan principios de fraternidad mutua, usan emblemas y signos especiales, y se agrupan en entidades llamadas logias”. Algo más concreto, excepto en lo que se refiere al secreto, es el Diccionario Enciclopédico de la Masonería donde la define como “una Asociación universal, filantrópica, filosófica y progresiva; que procura inculcar en sus adeptos el amor a la verdad, el estudio de la moral universal, de las ciencias y de las artes y que tiene por divisa la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad”.

Lo que sí es cierto es que quizá no tenga demasiado sentido llevar con tanta discreción tan elevados ideales, sobre todo cuanto se conoce que ilustres personajes como Santiago Ramón y Cajal, Isaac Peral, Ortega y Gasset, Juan Gris, Jovellanos, Antonio Machado, Blas Infante o Blasco Ibáñez, entre otros, fueron masones. Es difícil no estar deacuerdo con la importancia del legado que, cada uno de ellos en su parcela, ha dejado a este país. El mismo legado que, en muchos casos persiguió la dictadura franquista, convirtiendo a los masones en auténticos delincuentes. Jaén es ejemplo claro de esa herencia

lunes, 19 de enero de 2009

El Misterio de la Catedral de Jaén (Cuarto Milenio)


En esta ocasión, el equipo de Cuarto Milenio nos introduce en un enigmático suceso acaecido en Jaén y del cual traemos como preámbulo lo que en su día dijo la Prensa:
Un hombre desnudo fue encontrado muerto en la madrugada de hoy en mitad de la céntrica Plaza de Santa María y junto a la Catedral de la capital de Jaén.
Fuentes de la Policía Nacional informaron a Europa Press de que el cuerpo, que se encontró boca abajo y rodeado de excrementos de paloma, presentaba signos de violencia con varias heridas en la cabeza. Además, concretaron que la ropa se la arrancaron previsiblemente una vez que ya había fallecido y que posteriormente la esparcieron alrededor. Estas mismas fuentes indicaron que sobre las 3.00 horas recibieron un aviso del 112 en el que les alertaban de que habían recibido una llamada por parte de unos jóvenes que, mientras iban por la calle Campanas, escucharon gritos procedentes de la Plaza Santa María y que, a continuación, vieron a una persona corriendo. Así fue como descubrieron el cadáver, que ha sido identificado como Francisco H.M, de 59 años de edad.
El cuerpo no presentaba "grandes heridas", aunque sí marcas de haber recibido supuestamente golpes en la cara y en la cabeza.
El hombre, vecino y natural de Jaén capital, vivía solo en la calle José Solís, ubicada en la zona de Peñamefecit, y, en principio, no fue víctima de un robo ya que junto al cadáver se encontraron sus efectos personales como su cartera con la documentación, un reloj, unas gafas y algo de dinero, entre otros objetos. Además, su historial cuenta con antecedentes de alcoholismo y presuntamente estuvo durante algún tiempo ingresado en la Unidad de Salud Mental.
En el programa cuentan que según los vecinos y conocidos este hombre no se desnudaría en público a pesar de sus problemas de alcoholemia.

video

domingo, 18 de enero de 2009

La Casa del Miedo


La casa del miedo dio que hablar hace décadas entre aquellos de espíritu más débil que vivían en Jaén. Situada en la Plaza de San Bartolomé, frente a la iglesia, durante años se habló de una casa abandonada en la que se oían ruidos, y se producían extraños fenómenos que se relacionaron con la presencia de duendes.


La casa se era en realidad la del Conde del Águila y fue edificada por el arquitecto Felipe Mingo como casa de pisos para alquiler, que se comunicaba con la del propietario, en la calle Martínez Molina. Al parecer, se usó mármol negro en portales y escaleras, lo que le daba cierto aire fúnebre. Allí se produjo un dramático accidente que costó la vida de un niño de corta de edad, hijo del conde, que murió al caérsele desde una ventana a una criada. Poco después murieron otros vecinos. La casa se cerró y empezó a decirse que en la casa "había miedo".


En la década veinte, una pandilla de niños, vecinos de los alrededores de la plaza, entraban en la casa abandonada, subiendo a las buhardillas y entre sus travesuras tales como mover tablones, hacer ruidos, accionar los llamadores mediante cordeles. Durante un tiempo causaron el miedo entre los vecinos.